Mediterraneamos | La patata, un alimento mundial
8984
single,single-post,postid-8984,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.1,vc_responsive

La patata, un alimento mundial

patatas

10 may La patata, un alimento mundial

patatas

La patata es uno de los principales cultivos a nivel mundial, junto con el maíz, el trigo y el arroz. Eso nos da una idea de su valor y arraigo en todo el mundo. Y es que hoy en día es difícil imaginarnos la alimentación en cualquier lugar del planeta sin la patata.

El origen de la patata

Este tubérculo tiene su origen en la cordillera de los Andes, en la frontera de lo que hoy son Bolivia y Perú. Allí, cerca del lago Tititaca, hace unos 8.000 años y a casi 3.800 metros de altura sobre el nivel del mar, los pobladores comenzaron a domesticar las plantas silvestres de la patata o la papa.

Posteriormente, los incas mejoraron las técnicas agrícolas de las civilizaciones anteriores y la patata fue uno de los principales alimentos de su imperio, junto con el maíz. Destacó sobre todo el “chuño”, un producto elaborado con la patata desecada y congelada, que era almacenado para ser consumido cuando el clima invernal no permitía su cultivo.

La llegada a España y a Europa

El descubrimiento de América supuso, entre otras muchas cosas, la llegada de la patata a Europa. La primera constancia de su cultivo es de 1565 en las Islas Canarias. Años después, en 1573, llegaría a la Península Ibérica.

Pronto se fue extendiendo por el resto de Europa, aunque cuando la planta se incorporó a los jardines botánicos disminuyó el interés hacia la patata. Era admirada como planta, pero quedó relegada a alimento para los más pobres y los animales. Incluso, algunos campesinos creían que era venenosa.
planta patata
Pero la situación cambió cuando se inició la época de los descubrimientos y los marineros comenzaron a apreciar la patata al darse cuenta de que era un alimento que podían conservar durante sus largos trayectos. De esta manera, la patata llegó también a Asia a principios del siglo XVII.

Uno de los países donde fue muy bien acogida por su rápida adaptación al clima fresco y suelo húmedo fue Irlanda. Los emigrantes irlandeses la llevaron a América del Norte a principios del siglo XVIII.

El surgimiento de nuevas variedades y la hambruna europea

La patata se fue adaptando a nuevos climas y suelos, y así fueron surgiendo nuevas variedades. En el decenio de 1770 Europa sufrió una grave hambruna y la patata se convirtió en un alimento imprescindible.

Con la Revolución Industrial, este tubérculo se convirtió en el principal alimento de las clases trabajadoras de las ciudades. Se le atribuye su contribución a reducir enfermedades y a incrementar la natalidad.
cultivo patata
Pero los tubérculos cultivados en Europa y en América del Norte eran variedades genéticamente parecidas, lo que las hacía muy vulnerables, haciendo que una plaga se pudiera propagar rápidamente. Y eso fue lo que pasó.

En 1844 un moho, el tizón tardío, arrasó los cultivos de toda la Europa continental. La hambruna en Irlanda fue tan grave que se calcula que fallecieron alrededor de un millón de personas.
Esto hizo que se buscaran variedades más productivas y resistentes a las enfermedades. Así, surgieron nuevas variedades que sentaron las bases de la gran producción de la mayor parte del siglo XX.

Mientras tanto, el cultivo de la patata se iba extendiendo por todo el mundo: Asia, África, Austria y otros rincones de América del Sur.

El cultivo de la patata y sus variedades

A partir de la segunda mitad del siglo XX el cultivo de la patata se extendió de manera imparable. Por ejemplo, sólo en la India y China la producción pasó de 16 millones de toneladas en 1960 a casi 100 millones en 2006. En muchos lugares de África la patata es hoy en día uno de los cultivos más importantes.

En España su labranza ocupa alrededor de 75.000 hectáreas. En 2014 se produjeron en nuestro país 2,46 millones de toneladas de este tubérculo. A pesar de ello, España es un país importador de patata, principalmente de Francia.

China es el país del mundo que más patata produce, con más del 20%, seguido de la Unión Europea con el 19%. Dentro de la UE, Francia es el mayor productor, con un 15% del total.
campo patata
La patata se cultiva en más de 100 países del mundo con clima templado, subtropical y tropical. El principal condicionante para su producción es la temperatura: tanto las muy elevadas como las muy bajas inhiben su desarrollo. Por eso, se cultiva en diferentes épocas del año dependiendo del lugar y de su clima. Incluso, en algunos países se puede cultivar durante todo el año.

Aunque la patata pertenece a una única especia botánica, Solanum tuberosum, existen miles de variedades diferentes en tamaño, color, forma, sabor o textura.

En España se cultivan unas 150 variedades. Se distinguen por el color de su piel, el de su carne y su composición o por su época de recolección. Las precoces se recogen entre el 15 de enero y el 15 de abril; las tempranas entre el 15 de abril y el 15 de junio; las de estación entre el 15 de junio y el 15 de septiembre; y las tardías hasta el 15 de enero.

La patata en la cocina

Es importante distinguir los distintos tipo de patatas para elegir las más adecuadas en función del uso que le vamos a dar. Así, las más compactas son adecuadas para freír, ya que quedan crujientes por fuera y tiernas por dentro. Se recomienda dejarlas en remojo unos minutos para que pierdan parte del almidón. Las variedades Baraka, Spunta, Agria y Caesar son ideales para este fin.

Para hacer patatas asadas al horno, panaderas, a lo pobre, o como guarnición de asados, se recomiendan las variedades harinosas, que pierden su textura y quedan tiernas, sin llegar a deshacerse. Puedes utilizar las variedades Kennebec y Spunta.
patatas horno
Si vas a asarlas a la brasa, es recomendable lavarlas, pincharlas en varios sitios y envolverlas en papel metalizado. Para los guisos es conveniente que la patata suelte parte de su fécula. Para ello, la patata se debe cortar de una manera determinada: se inicia el corte con el cuchillo pero antes de terminarlo hay que dejar que se rompa el trozo realizando un giro con el cuchillo. Sabrás si lo estás haciendo bien si la patata cruje.

Para cocer son perfectas las patatas firmes, que no se deshacen. Si se cuecen solas se pueden dejar con la piel para que conserven todo su sabor y propiedades nutricionales. Para este fin, se recomiendan las variedades Spunta, Kennebec y Baraka.

El consumo de patata y sus propiedades nutricionales

La patata está muy presente en nuestra gastronomía, como acompañante o como plato principal. La tortilla de patata, las patatas a la riojana, los cachelos en Galicia o las papas arrugadas en Canarias forman parte de nuestra rica cultura gastronómica.

En 2014 los hogares españoles consumieron más de 1.365 millones de kilos de patatas, lo que supone que cada habitante consumió 30,5 kilos al año, según recoge el Informe sobre Producción, Industria, Distribución y Consumo de Alimentación en España editado por Mercasa en 2015.
ingredientes

La pirámide de la Dieta Mediterránea nos indica que los adultos deben comer hasta 3 raciones de patatas a la semana. Por su parte, los niños deben tomar entre 1 y 2 raciones en cada comida principal de arroz, pasta, pan y patatas.

La patata destaca por su contenido en hidratos de carbono, principalmente en forma de almidón. Es además una buena fuente de vitamina C. Debido a que parte de su contenido se puede perder durante la cocción, se recomienda cocinarlas al vapor, al horno o métodos similares.

Este tubérculo nos aporta también minerales, como fósforo, hierro, magnesio y, especialmente, potasio.

Patatas de calidad diferenciada

En España existen dos Indicaciones Geográficas Protegidas y una Denominación de Origen Protegida. La IGP Pataca de Galicia destaca por su carne blanca y piel amarilla clara, lisa y fina. La zona de producción abarca una treintena de municipios gallegos.

La IGP Patates de Prades distingue la producción de varios municipios de la provincia de Tarragona. Las Patates de Prades son de color blanquecino, textura consistente, sabor dulce y olor ligeramente acastañado.

Las Islas Canarias fueron el primer lugar al que llegaron las primitivas papas americanas y allí encontramos la Denominación de Origen Protegida Papas Antiguas de Canarias. El suelo volcánico de Canarias y sus condiciones orográficas y climáticas han dado lugar a un producto único, que se caracteriza por su pequeño tamaño. Su piel va del morado negruzco al marrón, pasando por el rosado y naranja.

A nosotros nos encantan las patatas. ¡Disfruta de su gran variedad y elige la mejor para cada plato!

Recuerda que puedes seguir todos los detalles de la campaña ‘mediterraneamos’ a través de nuestros perfiles en las redes sociales y bajo el hashtag #mediterraneamos:

• En Facebook, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
• En Twitter, @Alimentacion_es
• En Instagram, Mediterraneamos
• En nuestra web, mediterraneamos.es

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies