Mediterraneamos | Ruta por el Mar Mediterráneo a través de la Dieta Mediterránea
10026
single,single-post,postid-10026,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.1,vc_responsive

Ruta por el Mar Mediterráneo a través de la Dieta Mediterránea

kaitlin-dowis-506634-unsplash

20 jun Ruta por el Mar Mediterráneo a través de la Dieta Mediterránea

Desde Portugal hasta Chipre, pasamos por los ocho países en los que la Dieta Mediterránea ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: Portugal, España, Francia, Marruecos, Italia, Croacia, Grecia y Chipre.

Empezamos conociendo el ingrediente estrella de Portugal, el bacalao. Este pescado se cocina en una inmensa variedad de platos. Lo podemos tomar a la plancha, en salsa, en croquetas, en cremas, etc. Iniciamos la ruta gastronómica con el “bacalhau à gomes de sá”, bacalao salado con una capa de patata y cebolla que, por lo general, se acompaña de una guarnición de huevo y aceitunas.

Cruzamos la frontera y pasamos a España para tomar una paella en cualquiera de sus modalidades: de verdura, de pescado o de carne. Preferentemente, la tomaremos en una terraza frente al Mar Mediterráneo.

Siguiendo la carretera en dirección norte, llegamos a Francia donde debemos probar un quenelle, una pasta de sémola de trigo que se mezcla con harina, huevos y leche para acompañarla finalmente con alguna carne de ave, ternera o pescado.

Volvemos hacia el sur para seguir con la ruta mediterránea y nos encontramos en Marruecos donde probaremos la sopa marroquí o sopa Harira. Este humeante cuenco de sopa se elabora con lentejas, tomates y guisantes y, en ocasiones, se le añade algo de carne.

El siguiente destino es la bota de Europa, Italia, donde disfrutamos de su variedad de pastas. Cientos de recetas pueblan la gastronomía italiana con platos de pasta, pero en este caso, nos quedaremos con la tradicional lasaña de carne a la boloñesa.

Además de sus maravillosas calas, Croacia destaca por su deliciosa gastronomía. En esta ocasión, probaremos un postre croata, el Atruki: rollitos de pasta rellenos de queso cottage, huevos y nata.

Seguimos recorriendo el Mare Nostrum y llegamos a Grecia donde pedimos un Yemistá: tomates y pimientos asados rellenos de arroz y carne picada, a veces se les añade también calabacín.

Y acabamos en el otro extremo del Mar Mediterráneo, en la paradisíaca isla de Chipre, donde, para terminar la ruta, pedimos uno de sus postres más típicos: bourekia, un buñuelo de queso de cabra fresco, aromatizado con canela y azahar.

kaitlin-dowis-506634-unsplash

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies